Nota: si vienen siguiendo mis posts, pasen directamente al punto 1

Hace cuatro años atrás (y algo más) un llamado al teléfono me proponía vivir a sueldo con mi blog 101lugaresincreibles.com. El trato era algo así como “alquilar mi blog” y seguir trabajando en él. No voy a entrar en más detalles pero en aquel momento creí que eso sería como sacarse la lotería: escribir desde cualquier parte y tener un dinero en la cuenta cada mes. Y en parte lo fue, pude viajar y vivir tranquilo, poder llevar una vida nómade (digital), lo que a mi entender más se parece a la libertad en tiempos actuales.

En realidad esa libertad no es tan idílica, porque terminé dependiendo de contar con espacios con una buena conexión a internet, y créanme que aún en países como Nueva Zelanda, donde estuve cinco meses cuidando casas, eso no es tan usual. Fueron tres años positivos, no reniego de eso. Pero en el último año de esa etapa me empezó a picar el gusanito de como sería ser completamente independiente (eso de que nadie está conforme con lo que tiene, no se si les suena).

Hace poco escribí un post que yo considero muy realista sobre lo que implica vivir de un blog de viajes (lo pueden ver acá). Es un resumen de cuatro años de lo más sincero que pude escribir acerca de todo lo viable que es o no vivir de un blog, sus dificultades, las crisis y los momentos de euforia. En esos cuatro años incluyo los tres que estuve con esa empresa, y el año que llevaba como independiente: lo que me pudo brindar el blog, sobre mis viajes y el ritmo de trabajo día a día, sobre los ingresos que se pueden generar. Ese post fue compartido muchas veces por colegas y bloggers incipientes, lo cual para mí fue una satisfacción (en tiempos en que abundan los mensajes de que “llevar un blog y cambiar de vida es fácil”).

Un par de meses después hice mi balance 2016 con cifras del año, detalles de mis viajes y enlaces a posts del año 2016 (sobre mis viajes), además de cifras y logros del blog del que vivo (101lugaresincreibles.com).

1. Tiempos de gloria independiente, tiempos de crisis. 

Desde que estoy solo con mi blog, desde el día en que di mi aviso de que daba fin al contrato con esta empresa, fue un auténtico tirarse a la pileta. Y fue un comienzo crítico porque un año después, me daba cuenta que lo había hecho en el peor momento del año (en términos de ingresos). En realidad fueron varias crisis en ese comienzo “horrible” en que seguí solo con mi blog. Fue algo así como romper ese contrato de alquiler en el que yo era el dueño (del blog) y volvía a administrarlo a gusto. Eso significa comenzar a trabajar con sistemas automatizados de publicidad, afiliados, etc, algo que antes no podía hacer. Fue duro porque vi desvanecerse mis ingresos fijos, y porque todo lo que implementaba tendía a generarme cada vez menos ingresos durante esos primeros meses. Meses después me daría cuenta que todo era un tema estacional, pero mientras tanto caía en la angustia y la desesperación. A esa crisis se sumaba otra crisis de tráfico en el blog, un descenso pronunciado, probablemente a causa de mi nueva independencia, que implicaba menos visibilidad para el blog. Fueron seis meses de caída libre, pero sin dejar de generar ingresos, hasta que todo empezó a cambiar.

2. Los mejores meses. 

A partir de los siete meses, el trabajo de hormiga, los miles de ajustes en el blog, el trabajo de optimización bastante manual y casero, y sobre todo el cambio de estación empezaron a dar buenas señales (empezaba la primavera en España y el tiempo de pensar en las vacaciones, la principal fuente de tráfico de mi blog hasta ahora). Un año después estaba disfrutando de los mejores meses de mi blog en cuanto a ingresos. Y ya estaba entendiendo los ciclos y ritmos.

3. Un año y medio en solitario, balance y tiempo de cambios. 

Lo que estoy viviendo ahora mismo, y creo que es lo que más quería contar en este post, es el momento de cambio actual después de un gran balance. Las conclusiones:

  • El paso a ser completamente independiente y administrar mi blog ha sido una de las mejores decisiones que tomé.
  • Conseguí mejorar mis ingresos de una forma notable en el promedio anual trabajando con publicidad y afiliados sobre todo (tuve que aprender que a lo largo del año todo es muy variable, pero el promedio resultó más que satisfactorio).
  • Estoy estancado con el tráfico del blog desde hace dos años, que por cierto no es nada despreciable pero para mí es algo en lo que estoy fallando, y en lo que ya estoy trabajando. El estancamiento lo atribuyo a varios factores: no pude subir el ritmo de publicaciones, y creo que lo bajé levemente, la competencia actual es feroz y estoy compitiendo trabajando de un modo profesional pero solo, contra enormes empresas y medios que tienen un poder de fuego bestial, Google está jugando un poco desleal, y por supuesto, también cometí mis errores, que no soy de echar toda la culpa a factores externos.
  • Estoy empezando a hacer un gran cambio mental: mi blog está en el momento de maduración para no solo operar como una empresa, sino para pensar en él como una empresa. Estoy empezando a a hacer ese cambio. Sin darme cuenta casi, estoy armando un equipo de trabajo entre programador, administrador de hosting, editores. En resumen ya estoy trabajando a tiempo parcial con un equipo de gente, y eso habla del crecimiento y de la apuesta que estoy haciendo por el blog.
  • Por alguna razón estoy despertando un costado ambicioso con el blog, no en el sentido de ingresos, sino en el sentido de “dar un salto”. Estoy un poco agobiado porque creo que no me di cuenta del crecimiento de trabajo que me demanda el blog, algo que fue creciendo paulatinamente y ya no puedo hacer solo. Estoy delegando cada vez más cosas, y pensando en delegar más. Pero sobre todo, estoy pensando en convertir a mi blog en una empresa, más allá de que sea un emprendimiento del que vivo hace varios años. Es una jugada que puede parecer arriesgada, pero siento que estoy dando pasos en un terreno que conozco y me siento seguro.

En resumen, 2017 no va a ser un año igual a anteriores, aunque creo que ninguno lo fue. En tiempos en que muchos pueden pensar que los blogs son cosas del pasado, los blogs y mi blog son una gran apuesta y una fuente de satisfacciones. De hecho muchas webs bestiales que son medios de comunicación con millones de seguidores funcionan sobre plataformas de blogs. Los blogs están más vivos que nunca, aunque muchos no lo noten. Y esa es mi ambiciosa apuesta este año, dar un salto pero no al vacío sino a un nuevo nivel, en el que mi blog deje de ser una plataforma que llevo en solitario. No solo porque ya no puedo hacerlo, sino porque creo que merece buscar su lugar en un mundo muy competitivo pero que a pesar de todo no le tengo miedo.

Nota: ésta experiencia es tan real que todavía no vendo ningún curso diciendo que todo es fácil.

3 Comentarios

  1. Me alegro de que las cosas hayan mejorado!
    Yo te agregué a bloglovin y me avisa cada vez que publicás 🙂
    Espero seguir leyendo nuevos relatos!
    Besos!
    Bren.

    PD: Si alguna vez necesitás ayuda con algo de diseño gráfico chiflame (al mail jaja)

  2. Pienso en el camino que todavia tengo por delante si quiero vivir de esto, y me doy cuenta lo jodido que estoy. Pero prefiero seguir teniendolo como una actividad alternativa antes que, como bien decis, vender “lo facil que es vivir de esto”. Un saludo y a seguir tirando para adelante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.