Hay veces que me pasa, que si yo comparto algún viaje, destino o idea de algo relacionado con los viajes, en alguna red social aparece alguien dice: “eso en realidad es muy bonito pero que es imposible que lo pueda ver”, que “yo no puedo hacer esto o aquello, porque la cosa es muy difícil, o está muy difícil”. Ya lo se, si digo la gente, estoy generalizando y eso está mal. Además de que yo también soy “la gente”. Pero a lo que voy: a que siento que cada vez soy más “inercialmente” incompatible con la gente que vive inmersa en la filosofía “esto no se puede”, o “esto es imposible”, precisamente porque yo mismo pude llegar a conocer lugares que hasta hace unos meses me parecían imposibles.

Ahora bien, ante eso, lo se, que hay un montón de gente que necesita un empujón, o que hablan desde un lugar de desconocimiento de las opciones y oportunidades disponibles en el mundo actual (y sobre todo en la web). A mí tambien me gustaría cambiar el mundo  para que las oportunidades estén más cerca de todos (sepan que es algo que siempre lo pienso). Pero aún así (sabiendo que claro que no es todo fácil), noto que muchas veces hay un total desconocimiento e ignorancia de ciertas herramientas y formas de viajar que precisamente ayudan a hacer posible esos viajes que pensamos que solo pueden hacer los ricos.

 

retocada-1543

(esos momentos que no se olvidan nunca, entrar a Petra por el desfiladero, algo que me pasó hace no tanto y que yo también pensaba que era imposible de ver)

 

Voy a nombrar ejemplos que sirven para tal vez darse cuenta, que hay herramientas que están a “una búsqueda de Google” de cambiarte la forma de viajar, y los destinos a los que podrías llegar. Por ello es que voy a hacer las menciones y recomendaciones, y les dejo el link directo a google para que indaguen sobre muchas de éstas recomendaciones, tal como lo hice yo, y lo hicieron tantos viajeros.

 

1. “Viajar es algo que solo pueden hacer los ricos”

No señor, nunca fue así, y nunca en estos tiempos ese prejuicio estuvo tan disponible para ser destruido (con enlaces lo vamos a ir comprobando). Para viajar, y para todo aquello que te propongas en la vida, no hace falta una abultada cuenta en el banco. Y lo digo yo que me pasé cinco meses en Nueva Zelanda sin ser rico ni haber heredado una cuantiosa suma de plata (ni siquiera cerca de eso).

 

IMG_4617

(un retiro en una finca con spa bajo las estrellas en Nueva Zelanda es posible sin gastarse una fortuna (incluso lo hice sin gastar casi nada), aunque requiera un abrigo en la cabeza en invierno :P)

 

Lectura recomendada para empezar por países más accesibles: Países muy baratos para viajar o vivir un tiempo + viajeros que se mandaron por el mundo y lo cuentan en sus blogs

Igualmente recomiendo que sigan cada ítem para terminar de entender por qué viajar a cualquier parte no es solo para ricos.

 

2. “Viajar es imposible cuando pienso en los gastos de alojamiento”.

Y no, tampoco, nunca nada menos certero. Primero, el alojamiento te lo puedes ganar de formas tan simples como canjeando noches de hostels por trabajo. Pero supongamos que no tienes ganas ni energía juvenil para trabajar limpiando baños o haciendo housekeeping (cuidando casas o haciendo limpieza de hoteles) porque lo tuyo no es viajar como rico, pero tampoco oler líquidos de limpieza cada día. También puedes utilizar redes (Couchsurfing) de gente que te ofrece un lugar en tu casa para dormir algunas noches, y no te pide nada, absolutamente nada a cambio (o sí, te piden que seas un huésped respetuoso y les hagas pasar un buen momento, ¿no parece tan difícil no?). También hay otras formas de ganarte el alojamiento con sistemas como housesitting, en donde gente de distintas partes del mundo que se va de viaje necesita que alguien le cuide su casa y mascotas. Yo mismo utilicé este sistema por Nueva Zelanda y lo fui contando en éste blog. Y claro, hay muchos más: hay sistemas que te dan alojamiento (y hasta comida) a cambio de trabajos que a veces no requieren muchas horas al día, a través de redes como Wwoof, o HelpX.

 

IMG_5780

(¿y que me cuentan de pasarse 20 días en una casa en Nueva Zelanda con ésta vista?…yo lo hice sin gastar casi dinero)

 

Googleo recomendado: Couchsurfing (gente que “te presta un sofá” en su casa), Housesitting (gente que necesita que alguien le cuide su casa, Wwoof (gente que necesita que le des una mano a cambio de alojamiento y comida en eco-emprendimientos y granjas), HelpX (similar al anterior) / Personas recomendadas para googlear y conocer: Magalí Vidoz (Housesitting)

 

3. “Viajar es imposible cuando pienso en los gastos de transporte.”

Y nuevamente no. ¡Basta de más trabas!. Como me gusta empezar por lo más básico para romper moldes (y asustarlos), hay un sistema de transporte universal y milenario que no requiere nada de tecnología ni práctica, y que seguramente lo conoces pero es bueno recordarlo. Consiste en pararse al costado de una carretera, camino, normalmente en algún punto fuera de las ciudades, o en una estación de combustible en la carretera con dos opciones básicas: preguntarle a un conductor que está a punto de salir al camino, o hacer dedo, autostop. También hay dispositivos con una tecnología que en su momento fue revolucionaria, un medio de transporte no contaminante, que requiere cierto equilibrio: se llama bicicleta y hay cientos de personas que están dando la vuelta al mundo con ella.

 

Toscana-1005

(¿y que me cuentan de este medio de transporte que me crucé en Florencia, Italia?)

 

Para más sofisticado, hay redes para poner en contacto a un auto que viaja casi vacío, con un viajero que está dispuesto a ocupar un asiento de ese auto (Carpooling). Para presupuestos un poco más abultados, también está disponible el carsharing para alquilar por períodos acotados un coche. Y aún así, aún hay sistemas de viaje mucho más sencillos: caminar y caminar.

Googleos recomendados: Carpooling, Carsharing / Personas y proyectos recomendados para googlear: EarthWideWalk (caminando por el mundo), Jamerboi (viajando en bicicleta)

 

4. Viajar es imposible porque tengo hijos pequeños.

Y no, nuevamente no. Aunque no tengo la experiencia, pero si puedo decir que sigo desde hace tiempo a varias familias viajeras que demuestran que si, que es posible, y que incluso es posible hacerlo sin contar con un presupuesto abultado. ¿Que es fácil? no. ¿Que tu familia te va a apoyar?. No, o probablemente, no todos. ¿Qué te dirán que estás loco? posiblemente. Pero hay familias que viajan por el mundo y lo van contando. Y que seguramente tienen problemas y muchos (problemas distintos a los problemas que puede tener una familia que vive siempre en el mismo lugar). Que tampoco tiene que ser una familia que viaja a tiempo completo, pero si que puede haber familias que se organizan para que las vacaciones sean mucho más que unas vacaciones y un viaje de 15 días. Y para peor, hay familias que afirman que vivir viajando es mucho más barato que quedarse quieto en casa.

Googleo recomendado: Familia Zapp (familia que viaja “a vida completa” y se financian en el camino), Un mundo para 3 (familia que viaja por temporadas), Viviendo nuestra vida (Familia que viaja con colaboraciones y esponsors)

 

5. Viajar es imposible porque ya no soy veinteañero.

Uf, ese es otro argumento a destruir. No hay edad para muchas cosas, y entre otras, no hay edad para viajar y viajar. Claro que nadie espera que dejes todo colgado y te tires en paracaídas de un día para el otro (o sí). Pero hay gente que por ahí (sin tener hijos) tiene miedo de dar el primer paso porque cree que “ya está grande para esas cosas”. Y va a ser que nuevamente no. Yo creo que no hay edad para empezar algo que te produce placer y que puede ser la aventura de tu vida, y que hay muchas convenciones sociales que están para complicarnos la vida, no tengo dudas. También puede haber parejas con hijos adultos que no se animan a dar ese paso, y yo en cada viaje no he parado de encontrarme gente que sin importar la edad, se largan a la aventura de su vida, a dar una vuelta al mundo (hasta en bicicleta). Incluso, hay gente que ha empezado a viajar en sus veinte, y que no ha parado de deambular por el mundo por décadas. Yo por caso, hace rato que dejé los veinte y tantos (tengo 35), y sigo viajando. Pero aún más alentador es ver sistemas que ayudan a viajar como housesitting (cuidado de casas), sistemas en los que el trabajo de cuidar la casa y mascotas es voluntario, y en donde muchas veces piden parejas o personas maduras. Si alguien o alguna pareja que lee esto tiene más de 50, hijos grandes, y piensan que viajar es demasiado caro y ya no están para eso, sepan que hay muchos “maduros” que están descubriendo el mundo con ésta forma de viajar en las que solo queda ahorrar para el pasaje (el alojamiento es el mismo housesitting) y cubrir gastos diarios que son muy parecidos a los que podríamos tener en casa, ¿no está mal no?.

 

Masterton-4779

(Año 2014, el año que terminé cuidando una granja en Nueva Zelanda y en un momento me pregunté ¿que diablos estoy haciendo acá? mientras miraba por la ventana…y no, no tengo veinte y tantos)

Googleo recomendado: Magia en el Camino (una pareja de con sus treinta y tantos decidieron dejar su vida convencional para dar su vuelta al mundo, y parece que eso les cambió la vida aún más).

 

Ver Parte 2

 

Para recibir las actualizaciones con ésta nueva parte, puedes dar un me gusta en la página del blog en Facebook, o seguirme por Twitter.

3 Comentarios

  1. Me gusta mucho este post, esta completisimo y dices verdades como templos, no hay nada imposible, todo es posible si retiras de tu cabeza la palabra imposible. Luego tambien me gusta mucho como lo relacionas, con otros blog o articulos tuyos para completarlo mas aun.

  2. Yo quiero viajar, conocer el mundo,tengo 20 años recien cumplidos, pero nisiquiera termine la preparatoria, no tengo trabajo, no tengo ni para comprarme una maruchan, mi pais es muy peligroso, varias veces me han asaltado cerca de mi casa, nunca he ido de viaje, a ningun lado, pero eso si conozco mi cuidad como la palma de mi mano, amo caminar y recorrer mi cuidad (a pesar de los asaltos constantes), realmente quiero conocer el mundo, pero mi panorama económico me desilusiona, y aventarme de mochilera al menos en este país nunca.

    1. Hola Yadira. Bienvenida por el blog. En cuanto a la consulta, Hay veces que los miedos hay que dejarlos a un lado si nuestra decisión está clara en cuanto a aventurarnos. Nadie dice que sea fácil eso sí. Para insistir, en este enlace hay opciones para trabajar en el extranjero. Los visados de trabajo en países como Australia o Nueva Zelanda son una muy buena alternativa, averigua más sobre ello.

      Un cordial saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.