espiritu-viajero

Estaba leyendo ésta lista de 31 señales de que sos viajero. Y primero me asusté de que algunas (muchas de ellas) coincidían con cosas que hago (como si me radiografiaran). Así que enumero sólo las coincidencias que tuve, elimino las que me parecen muy “norteamiricanizadas”, pero redoblo la apuesta inspirado con esa entrada, para elevar el número de señales a 56, siempre con mi estilo viajero (si es que lo hay), y claro, con la idea de tomarlos con un poco de humor.

 

espiritu-viajero

Imagen subida a mi instagram (Maticallone)

 

También me tomé el trabajo de ordenarlos y clasificarlos antes, durante, y después del viaje:

 

Antes del viaje: 

1. Te sentís mal si tenés dinero en una cuenta y no la gastás pronto en algún viaje.

2. Los aeropuertos son tu lugar favorito (no la parte de los controles) y te producen el mismo éxtasis que a una adolescente ir a ver a Justin Bieber.

3. Tenés un mapa colgado en tu casa (o entras muy seguido a Google Maps).

4. Encontrás alguien desconocido que te cuenta que ama viajar, y pensás por dentro “si que sabe de la vida”.

5. Odiás cualquier oficina.

6. Te leíste quince atlas y la guia Lonely Planet, te crees que sos Indiana Jones y que no te para nadie.

7. Amas tu pasaporte por encima de casi todas las cosas (no todo, tampoco exageremos)

8. Solo lees un libro de ficción o de historia si dedica algunas páginas a contar algún viaje.

9. Compras ropa sólo si es liviana.

10. Utilizás demasiado el hashtag #travel en redes sociales.

11. Atormentas a tus amigos en Facebook con la cuenta regresiva de tu viaje.

 

Durante el viaje:

12. Pasas los controles de aeropuerto con la misma soltura con la que pasarías una caja de supermercado.

13. Conocés y descargaste 25 apps viajeras en tu smartphone, aunque jamás las utilices.

14. Subiste a Instagram alguna foto de tu ticket de avión, o retrataste tus pies en algún paisaje famoso.

15. Te sacaste una buena foto saltando en un salar, delante de un monumento, o en un paisaje famoso, después de hacer 26 tomas y en la que sólo rescataste una (en que tu cara sonriente coincide con una aparente agilidad).

16. Amás los sellos de tu pasaporte.

17. Guardás monedas de cada país al que vas.

18. Comprás artículos que te hagan sentir Indiana Jones (sombreros, navajas, linternas).

19. Te convertís en experto en comprimir ropa, enrollar camisetas, y compactar ropa interior en la mochila o maleta.

20. Al desarmar una mochila podés sacar tantos objetos como para llenar un departamento (y después de vaciarla no entendés como hiciste para que todo entrara).

21. Utilizás demasiado el hashtag #travel en redes sociales. (again)

22. Querés inspirar a todos tus amigos a viajar, y los atormentás con fotos en redes sociales que las vas dosificando.

23. Llevás algún objeto ridículo en la mochila que te da vergüenza sacarlo.

24. Te imaginás con 80 años de mochilero.

25. Te encanta escuchar diez mil idiomas diferentes alrededor, aunque no entiendas nada.

26. Odias todos los cables y cargadores.

27. Nunca sabés con soltura cuantas horas hay que sumar o restar de tu reloj, y por estar confundido con la hora estuviste a punto de perder un vuelo.

28. Después de un mes viajando, organizaste un reloj en tu teléfono con un montón de husos horarios (que tampoco vas a mirar nunca).

29. Te encanta probar comidas nuevas en todas partes…(por momentos extrañás comer una hamburguesa aunque parezca una suela de zapatos).

30. Aprendés a preguntar con mímica ¿donde está el baño? sin perder el glamour.

31. Te olvidás durante un montón de días de llamar a la familia o amigos, o los llamás cinco veces en una hora de bajón.

32. Después de un tiempo viajando, estás aburrido de explicar 85 veces al día en el hostel que “venís de tal lado y vas a tal otro”.

33. En una conversación en el hostel aconsejás que sigan “tal consejo” para que no hagan las idioteces que hiciste vos, y si no te caen bien no les decís nada (noooo, es broma :D)

34. Al final del viaje amás más a tu libro de notas o diario de viaje que a tu pasaporte (o casi)

 

Después de viajar

35. Los primeros días amás tu almohada. Al poco tiempo en casa extrañás la incomodidad de un hostel y dormir con los tapones en el oído.

36. Descubriste que tu misión en la vida es acumular millas en los programas de aerolínea frecuente.

37. Obligás a tus conocidos a ver las fotos del viaje, y antes de empezar a pasarlas decís “cuando se aburren me avisan (y los mato)”

38. En vez de contar ovejas para dormir, sacás la cuenta de cuantos países llevás viajados.

39. Siempre estás pensando en un destino nuevo.

40. Y cuando elegiste un posible destino, lo cambias por otro, y al rato por otro, y por otro, y por otro…

41. Seguís con la mente programada para “ahorrar en comida y alojamiento”, y evitás un tiempo el transporte público para caminar más y gastar menos.

42. Sólo ahorrás (además de para viajar) para comprarte una cámara, o una computadora nueva y liviana.

43. Tenés cientos de nuevos amigos en Facebook que no te acordás ni que idioma hablan.

44. Sentís que es una idiotez el imán que compraste, pero lo ponés en la heladera.

45. Seguís odiando todos los cables y cargadores, cada vez más.

46. Para cada conversación sacás una anécdota “cuando estuve en…” o abrís el tópico “en tal país tal, tal cosa es de tal modo…”

47. Tus amigos empiezan a sentir insoportables tus relatos “del día que tal cosa (o tal otra)”…

48. Utilizás demasiado el hashtag #travel en redes sociales (again segunda parte)

49. Odiás cualquier oficina (más que antes)

50. Contás siempre anécdotas geniales y omitís las diarreas, descomposturas, momentos de angustia, y ridículos que hiciste en un lugar desconocido.

51. Tu blog de viajes se actualiza cada vez menos.

52. Te ataca el síndrome de la mochila vacía.

53. Hablás con tu mochila como si fuera una amiga.

54. Te agarra un bajón y mirás por horas las fotos del viaje…y sentís que estás viajando de nuevo.

55. Te diste cuenta de que el mundo es enorme, y entonces querés apurarte a viajar más y más.

56. Sentís que estás en bancarrota, pero estás feliz.

10 Comentarios

  1. Me encantó!! Me identifico con muchas evidencias, pero la n° 37 es una clásico: “Obligás a tus conocidos a ver las fotos del viaje, y antes de empezar a pasarlas decís “cuando se aburren me avisan (y los mato)”
    Y con la n°46, reconozco que tengo cansado a más de un amigo!!
    En resumen, no tenemos cura!!!
    Un gran saludo viajero!!

  2. Me encantaron en muchos sonrei 4-8-16-17-25-36-37, en otros simplemente senti un frio en el alma… 5-49-54-56, me encanto y lo compartire en mi muro 🙂 buenos viajes

  3. Jajajaaj. Completamente identificada. Muy bueno! Tengo google earth como aplicación en el celular y voy poniendo banderitas a los lugares a los que planeo ir… y el planeta es demasiado grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.