Perito-moreno-matias-callone

¿Y cómo es que no lo he hecho antes? Contar a modo de guía viajera todo lo que creo sería importante para viajar en Argentina, que es mi país, el que más conozco y el más viajado. Así cómo lo había hecho anteriormente con Chile, éste es un intento de resumen de lo que hay que saber.

(imagen en el Glaciar Perito Moreno en Marzo 2013)

Argentina es un país que lo he recorrido en cuotas a lo largo de mi vida, y debo decir con distintos ritmos. También ya podría decir que he llegado a todas sus regiones y puntos cardinales, que creo no es poco (o al menos me ha llevado su tiempo). Lo primero que habría que agregar, es que aunque no es novedad, es un país enorme y en su mayor parte despoblado. Traducido al modo de pensar viajero implica saber de antemano que no es un país fácil de recorrer en cuanto a distancias y tiempo, pero además, difícil tanto por la variedad de climas, y porque como ya voy a explicar, las opciones de transporte no son baratas, precisamente por las enormes distancias. En resumen, creo que Argentina tomando precauciones razonables en ciudades grandes, es un país seguro para viajar y conocer, con una geografía compleja, y saliéndome del libreto informativo, es un país hermoso (y no lo digo porque haya nacido aquí, sino por haberlo viajado):

Itinerarios y estadía recomendada.

Organizar un recorrido por el país es altamente complejo en relación a que no sé si hay un circuito para armar que sea sencillo. Lo que voy a hacer es nombrar las principales regiones y atractivos que para mí son los imperdibles:

Buenos Aires. La puerta de entrada de la mayoría de turistas al país es una ciudad que nadie debería pasar por alto. Y lo confieso, me encanta Buenos Aires, aunque quienes viven en ella suelen quejarse de sus problemas de urbe y de su falencias como ciudad capital de un país con una economía “montaña rusa”. Todo eso no se compara con lo que para mí es una ciudad imperdible, monumental, enérgica, llena de historias, nostálgica….tal vez les gustaría leer una entrada de Buenos Aires que escribí en el blog 101Viajesincreibles >> Intentando contar Buenos Aires en 10 fotos. Buenos Aires es enorme, pero es una ciudad ideal para caminar y descubrir lentamente todos sus detalles (eso sí, trasladarse de un barrio a otro en colectivos o subte porque las distancias son grandes). Estadía recomendada: Buenos Aires es para dedicarle un mínimo de 5 días a una semana, y así empezar a conocerla.

Desde Buenos Aires: hay ciudades y atractivos que quedan “a mano”, sólo nombro algunos: Tigre (a apenas unos 40 minutos desde el barrio porteño de Retiro, el delta es un oasis de ríos, islas y mucho verde y lugares de descanso, un paseo para un día). Casco histórico de San Isidro (a unos 30 minutos de Buenos Aires, es un viaje a la Buenos Aires de fines del siglo XIX, y colonial, aunque concentrado en unas pocas cuadras). Mar del Plata: aunque está a cuatro horas de viaje por autovía, la dejo “pegada” a Buenos Aires porque es la ciudad de veraneo y una escapada clásica desde la capital. Mar del Plata es una ciudad de playas (templadas), casas y chalets de piedra (aunque cada vez más edificios), y una actividad que en verano explota con propuestas. También es famosa por sus alfajores, medialunas, su puerto y comidas de mar, y su ambiente nocturno.

Córdoba y Rosario. Aquí creo que me odiarán los seguidores de la “rivalidad” entre éstas dos ciudades. La realidad es que no conozco bien ambas, porque siempre las atravesé de “paso” y no les dediqué el tiempo merecido. Pero si vale decir, que si lo que gustan es el turismo urbanita, ambas ciudades (las segundas más grandes de Argentina, no voy a entrar en polémicas de tamaño) son recomendadas por razones varias: arquitectura, vida urbana (precisamente), su atmósfera, identidad propia, vida nocturna. Estadía Recomendada: Tal vez unas dos noches en cada una de ella. Aunque es bueno saber que Córdoba puede ser la puerta de entrada a una provincia llena de paisajes de sierra, pueblos y destinos para explorar en detalle. (Ver también mi experiencia viviendo una semana en Córdoba)

Regiones:

Noreste (Cataratas del Iguazú). Su capital turística debería ser las cataratas del Iguazú, la excusa para explorar éste rincón tropical de Argentina que bien podría combinarse con un itinerario que incluya Esteros del Iberá, y Saltos del Moconá. Estadía recomendada: normalmente los turistas que hacen los viajes relámpago a Argentina se hacen una escapada de una a dos noches a Cataratas del Iguazú desde Buenos Aires y algunos conocen también las ruinas Jesuíticas de San Ignacio en Misiones.

Noroeste (Salta y la Quebrada de Humahuaca). Para mí es imperdible por razones varias. El Noroeste tiene su capital turística en Salta, capital de una enorme provincia que además es una ciudad con arquitectura colonial casi única en el país. Desde ésta ciudad se puede explorar una región que tiene rasgos únicos dentro de Argentina. Allí se respira tradiciones, folklore, culturas originarias. Y lo mejor es que todo va combinado de paisajes de montaña increíbles, pueblos históricos con casas de adobe y detenidos en el tiempo. Desde Salta se puede visitar Cafayate, un pintoresco pueblo de montaña famoso por sus viñedos, hacer la excursión a Cachi por un camino increíble, y luego, poner rumbo al norte, internarse en el altiplano y las culturas andinas y dejarse envolver por la magia de la Quebrada de Humahuaca. Estadía recomendada: según mi experiencia, hice el recorrido por todos éstos lugares a lo largo de quince días. Y realmente no me sobró nada de tiempo. Pero en plan relámpago, recomendaría unos cuatro días para desde Salta explorar y dedicar tiempo a muchos de éstos sitios en excursiones (muchas de ellas de día completo) que se ofrecen en el centro de la ciudad.

Oeste (Cuyo y Mendoza). Conozco Mendoza por estar dos días en ella, y pude “descubrir” que es una ciudad y provincia que requiere tiempo (y que vale mucho la pena invertir ese tiempo). Mendoza es tierra de viñedos, montañas (áridas), la provincia desde donde cientos de montañistas intentan cada año el desafío del Aconcagua, el pico más alto de América. También es una provincia donde los paisajes se suceden entre cañones, embalses, y desde donde se puede explorar otras maravillas cercanas en provincias como La Rioja y sus increíbles paisajes (y su Parque Nacional Talampaya, patrimonio de la Humanidad), o San Juan y su Valle de la Luna.

Ver también la razón por la que deberías pensar en visitar La Rioja

Patagonia. 

Patagonia se dice fácil, pero es además de una región despoblada, una región enorme, la más grande y extensa del país, por lo que decir “viajo a Patagonia” puede resultar mucho más complejo de lo que suena. Por ello lo divido en en tres regiones dentro de una:

Patagonia Norte (Región de los Lagos). Ésta región abarca algunos de los paisajes de montaña, bosque y lago más bonitos del planeta (me atrevo a decir). Las ciudades más usuales son Bariloche, la capital de montaña, bosque y nieve del país. Y desde allí se puede explorar tanto hacia el norte y el sur del entorno a sitios como El Bolsón, San Martín de los Andes, Villa la Angostura, etc. Es decir, desde Bariloche, y en un radio de 200 kilómetros aproximados, hay mucho que ver. Estadía recomendada: estuve unos 15 días explorando ésta región en otoño (Pueden ver las fotos de sitios que parecen de fantasía, como un bosque de Arrayanes, o la magia otoñal en distintos lugares de la región de los lagos)

Patagonia Atlántica. Lejos de los paisajes de bosque, lagos y montaña, la vertiente Atlántica de Patagonia es árida, ventosa y desolada en exceso. La capital turística de ésta región es Puerto Madryn, que no conozco, pero que si es imperdible por su fauna en estado salvaje, la observación de ballenas, y la riqueza natural de Península de Valdés.

Patagonia sur (Fin del mundo y Ushuaia). El mítico fin del mundo ya es para muchos una razón para viajar y llegar hasta aquí. Lo increíble es que toda esa mística de la desolación esté tan bien acompañada de algunos de los paisajes precisamente más desolados y bellos del planeta. Ushuaia es una de las ciudades con uno de los entornos paisajísticos más bellos del país, literalmente, una ciudad junto al bosque, la montaña y el mar (o el canal Beagle). Pero Tierra del Fuego es una región que merece explorarse, aunque es mejor hacerlo en primavera a verano por una cuestión climática. La mayoría de quienes viajan a Ushuaia lo combinan con una visita a Calafate y el Glaciar Perito Moreno. Yo sumé a éste itinerario un pueblo de montaña que es una joya en potencia en cuanto a belleza paisajística: El Chaltén y sus senderos al paraíso. Aunque es bueno saber que se trata de dos provincias diferentes, y ciudades que están a cientos de kilómetros de distancia. Estadía recomendada: para visitar ambas ciudades (Ushuaia y Calafate), no menos que cuatro o cinco días entre ambas. Y sumando El Chaltén y sus senderos, mínimo una semana entre las tres. (Ver también como ir de Buenos Aires a Calafate y El Chaltén)

Hasta aquí lo que serían las regiones más recomendadas y visitadas y dejando mucho afuera.

Precios

Argentina no vive precisamente en un marco de estabilidad de precios, por lo que no voy a dar cifras que pueden cambiar en pocos meses. Argentina es un país relativamente barato en comparación a algunos países europeos (con la salvedad de que Buenos Aires es una gran capital y una ciudad más cara que el resto del país). Y también hay que decir, Argentina es un país relativamente caro en comparación a otros países de Sudamérica. Diría que los precios entre Uruguay, Chile y Argentina son similares, para ponerlos en un paquete. También vale aclarar, hay mucha dispersión de precios entre ciudades grandes/chicas, y entre regiones. El Noroeste del país, es lo más barato, mientras que la Patagonia y Buenos Aires, están a la cabeza entre los destinos donde todo tiene precios más elevados.

Lo caro en Argentina. Hablando en términos turísticos, las excursiones por agencia se cobran a “precio internacional”. También es caro el transporte de larga distancia (aunque nunca mejor dicho aquello de larga distancia). Tanto en las opciones por avión o por colectivos/ ómnibus de larga distancia no son de lo más asequibles. Pero ambos servicios son cómodos y seguros si estamos dispuestos a atravesar grandes distancias. Hotelería y restaurantes en zonas turísticas también se cobran a precios “internacionales” (p0r ello también recomiendo para ahorrar, salirse de las zonas turísticas, como suele pasar en todos los países).

Lo barato en Argentina. Aclaro nuevamente, saliendo de Buenos Aires, la comida en supermercado es “barata” en comparación a los países de los que proceden muchos turistas extranjeros. En cuanto a restaurantes, suelo notar que una de las falencias de Argentina es la opción de restaurantes donde comer bien a bajo precio. Tampoco hay puestos callejeros en las ciudades (para presupuestos mochileros). En general es un país donde no sale muy a cuenta comer fuera de casa. En cambio si hay buenas opciones de rotiserías y casas de empanada donde se puede comprar la comida hecha para comer en casa.

Moneda y cambio

La moneda de curso legal es el peso argentino. Recomiendo consultar la cotización antes de viajar. En todas las ciudades no faltan casas de cambio (en ciudades más importantes), o bancos, además de cajeros automáticos. Incluso en zonas turísticas bastante aisladas. (Ver que moneda llevar y como manejar el dinero en Argentina)

Transporte

Algo pude hablar en el apartado de precios, pero me extiendo. El transporte público de corta distancia en Argentina es barato. Sobre todo si en ciudades como Buenos Aires se utiliza el sistema de tarjeta de transporte público SUBE (una tarjeta que sirve para trenes urbanos, colectivos (o buses) y el subte). El sistema de transporte de larga distancia se concentra sobre todo en aviones de cabotaje y buses de larga distancia. Los aviones y vuelos unen sobre todo los principales destinos turísticos y capitales provinciales (los aviones tienen precios “normales”, es decir, no existen grandes ofertas ni el concepto de low cost). Con buses de larga distancia se puede unir casi cada ciudad del país. Los llamados ómnibus en general tienen muy buena comodidad y servicio. Incluso en trayectos de más de mil kilómetros, se incluyen las comidas (calientes) que se sirven a bordo, bebidas, películas, y con suerte, conexión wifi. Es bueno saber que los precios pueden ser similares a los billetes de avión cuando se saca el avión con tiempo de anticipación. La opción de tren para larga distancia es muy económica, aunque el servicio no es recomendable por el mal estado de la red.

Alojamiento

Para presupuesto mochilero, se puede conseguir hostel por entre 8 y 12 dólares (con variantes según la región). Se puede decir que buscando y leyendo recomendaciones, se pueden conseguir muy buenos hostels, con buen servicio, limpieza y atención.

Gasto diario

Aquí las variables son infinitas. Pero si me refiero a un tipo de viaje mochilero en el que pagar hostel, comidas (en mercados o supermercados), y además incluir un promedio diario de transporte (de larga distancia), el gasto puede andar entre 25 a 30 dólares diarios. De allí se puede reducir o ampliar con mucha imaginación o con un buen presupuesto. Desde ya que está extendida la opción de alojamiento con Couchsurfing, y para los más animados, se puede hacer dedo (autostop), aunque me temo que en ciertas regiones los conductores son bastante reticentes a transportar gente desconocida.

Excursiones

Si bien son opcionales, en muchos destinos en zonas más despobladas, muchas excursiones se pagan por no disponer de transporte público para poder llegar a ciertos destinos. Me refiero por ejemplo a Excursiones a pueblos desde la ciudad de Salta, o muchas excursiones en ciudades Patagónicas. También hay opciones que para mí son un paraíso para mochileros como El Chaltén, donde se dice que “de cada hotel sale un sendero de montaña para recorrer”, y todo es completamente accesible y gratuito.

Fronteras

En general los cruces a países vecinos que conozco (a Chile y a Uruguay) requieren poco más que algo de paciencia, y ninguna complicación. El cruce a Colonia o Montevideo desde Buenos Aires es muy ágil y simple. Hago un C&P de otra entrada sobre los cruces a Chile:

Mendoza a Santiago. El puesto fronterizo no tiene el tamaño que requiere esa vía, la más utilizada para conectar Chile y Argentina. Por lo tanto, en días turísticos, fines de semana y fechas especiales, suele estar desbordado, lo que implica un par de horas o más de espera. El segundo cruce desde Chile a Argentina lo hice por el paso de Jama, desde San Pedro de Atacama a Salta. El paso por el puesto de Aduana y migraciones demoró poco menos que una hora en día de semana. En mi segunda incursión en Chile hice el cruce del estrecho de Magallanes en Ferry, uniendo Punta Arenas con la ciudad argentina de Ushuaia en 9 horas de viaje. En las fronteras en Chile es importante declarar frutas, verduras y productos orgánicos en los puestos fronterizos, aunque está todo bien señalizado y nos entregarán un formulario con toda la información para hacerlo.

Comidas

En Argentina, la comida italiana tomó la delantera entre las influencias foráneas. En cualquier ciudad del país, no falta una pizzería, una heladería y un lugar donde comer pastas a la vuelta de la esquina. Y por supuesto, el asado criollo y sus variantes en cada región, además de las casas de empanadas que siempre sacan del apuro. También está muy extendida la comida a domicilio y el delivery entre casas de empanadas y rotiserías, casi un clásico nacional. En cambio, la opción para vegetarianos es un poco más complicada, y sólo queda pedir ensaladas. El pescado, increíblemente, y a pesar de los miles de kilómetros de costa, no es una oferta culinaria abundante.

Que ropa llevar

Según el tipo de viaje y regiones, Argentina es un país bastante complejo en cuanto a climas. Todo el año puede haber una dispersión de unos 20° de diferencia entre el norte y el sur. Mientras en cataratas del Iguazú, el clima tropical está presente todo el año, en el sur y el fin del mundo las temperaturas pocas veces se animan a pasar de los 20° en pleno verano. Se puede resumir que en invierno, un abrigo no puede faltar en cualquier región, mientras que si viajamos a Ushuaia o zonas de montaña, lo del frío hay que tomarlo muy en serio. En verano no es necesario más que algún abrigo liviano, y si viajamos al sur, pensar en eso de vestirnos por capas en caso de emergencia, pero tampoco sobrecargarse.

Conexión a internet

Si hay algo que rescatar de la conectividad, es la abundancia de puntos de acceso wifi abiertos, sobre todo en restaurantes, hoteles, e incluso en ciertos espacios públicos. La conectividad es en general a buena velocidad (no así el 3G en algunas ciudades muy pobladas donde suele saturarse y andar muy lento). Sólo me pasó de encontrar una conectividad lenta al estilo década del 90 😛 en la ciudad de El Chaltén, un pueblo muy aislado y nuevo, literalmente en el medio de la nada.

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.