IMG_6249

Antes de partir rumbo a un blogtrip por Finlandia, como es normal, comencé a buscar información sobre el país, además de leer la información que los organizadores me enviaron por mail. Y entre otras curiosidades, leo sobre medidas y formas de disfrutar de la naturaleza en Finlandia. Primero me encuentro con un párrafo en un folleto turístico que decía algo así:

“No temas caminar en Finlandia. Anímate a adentrarte en cualquier terreno sin preocuparte. En Finlandia puedes caminar por cualquier lugar como si fuera un derecho”.

Acostumbrado a andar en países (incluyendo Argentina) donde la propiedad privada es sagrada (aquello de ver carteles “prohibido pasar”, detrás de un alambrado que parece una frontera que requiere visado), lo primero que llama mi atención en Finlandia es encontrarme especialmente en zonas rurales de Kimito Island con cantidad de caminos y granjas, pero jamás, ni con alambrados, ni cercas, ni por supuesto, poco amistosos carteles.

En mi cuarto día en la isla, me encontraba alojado en una granja junto a Amy y Kasper (memorables anfitriones), y en una conversación, surge el tema de observar alces en libertad en el entorno de la granja. Y Kasper no duda en proponer salir a observarlos con algo de suerte (siendo casi las diez de la noche, aunque con la luz de un atardecer). Y así, salimos de safari fotográfico por los caminos de campiña y bosque de la isla. Si bien no pudimos observar ningún alce por falta de suerte, mientras íbamos en el vehículo, notaba como Kasper conduciendo, entraba en fincas privadas (que estaban abiertas, o sin cercas) y con mi estructurada mente “propiedad privada > no pasar” no podía dejar de preguntarle si había algún problema en entrar a cualquier parte.

(Kasper en el improvisado “safari fotográfico, emitiendo “sonidos de alce” para atraerlos)

Conversaciones varias y algo de búsqueda en la web, llego a profundizar en lo que para mi es el genial concepto jokamiehenoikeus, o un derecho típico de los países nórdicos europeos. La traducción de ésta palabra finesa sería algo así como “derecho de libre tránsito en la naturaleza”, y es algo común en países como Finlandia, y también Suecia, Noruega, y Suiza.

En Finlandia, cualquier ciudadano tiene derecho (por ejemplo) a caminar a través de tierras baldías y atravesarlas, siempre que no haya tierras de cultivo o jardines privados en el camino. Incluso, si hay un terreno vallado, se pueden abrir las puertas (importante, también cerrarlas) y pasar si es que se cumplen las reglas anteriores. En la práctica, se puede ir casi por donde uno quiera.

Siendo que las excursiones en espacios naturales del país son parte de la cultura de sus habitantes (para paseos de varios días, caminatas, o para recoger bayas y setas), en un país donde lo que no faltan son bosques y lagos por miles de kilómetros, el jokamiehenoikeus es un derecho que facilita el acceso a las naturaleza, sobre todo en zonas semiurbanas o cercanas a las ciudades.

Así, todo ciudadano tiene derecho a transitar y pernoctar temporalmente en terrenos abiertos y espacios naturales, aún si se encontraran dentro de terrenos privados. En el caso de pernoctar, está permitido dos noches, (en Suecia sólo una y si son más hay que pedir permiso al propietario) y siempre que sea lejos de casas o zonas de cultivos. Lo bueno es que en éstos países, abundan los espacios abiertos y despoblados, e incluso, es muy probable que en la mayoría de sitios, nadie se entere siquiera que uno está acampando.

Ésto cambia radicalmente la idea de lo que es la propiedad privada en combinación con los espacios naturales, que aún siendo privado son un bien colectivo que todos pueden disfrutar. Claro que éste derecho a caminar y pernoctar en cualquier parte tiene una contrapartida: hay que ejercerlo con mucho respeto y cuidado hacia la naturaleza y hacia los propios dueños del lugar. En la práctica, significa un acceso a la naturaleza abierto e igualitario para cada ciudadano y visitante, multiplicando las posibilidades de estar al aire libre, además de estimularlas. Y el concepto, claro, está relacionado con las prácticas y la relación con la naturaleza de una cultura que es así desde tiempos inmemoriales.

(Caminando libremente por los bosques finlandeses)

Si bien no es una ley en sí, el derecho está comprendido dentro de otras leyes que limitan lo que está permitido, pero también dejan en claro que “todos tendrán derecho a la naturaleza”. Incluso, éste derecho no está definido con sus limitaciones de forma estricta por la ley, porque en parte, queda librado a la razonabilidad de cada persona para ejercerlo. Por supuesto que nadie podría pretender instalarse en el patio de una casa amparándose en el jokamiehenoikeus. Aquí entra en juego el sentido común, que parece que tiene unos parámetros muy difundidos en éste admirable país. Nadie pretendería caminar y alterar un espacio como podría ser un jardín de una casa, una zona de cultivos, etc, que de hecho no está permitido. Pero en cambio, un espacio natural y silvestre, no necesita de ningún permiso para ser explorado y disfrutado responsablemente, aún dentro de una propiedad privada.

Me encanta éste concepto, algo que creo otros países deberían imitar. La idea de “derecho de acceso”, se extiende también no sólo a los espacios naturales, sino también a espacios urbanos, cantidad de museos, etc. Incluso, en el Código legal de Suecia, desde 1994 está estipulado en los siguientes términos: “todos tendrán derecho a la naturaleza“. Caminar donde quieras, dormir donde quieras, sin molestar a nadie, y sin dejar rastro. Yo brindo por ello.

Ver en Wikipedia el Derecho de libre tránsito en Naturaleza en los países nórdicos.

También hay una detallada información sobre del Derecho de acceso en los países nórdicos en Wikitravel.

13 Comentarios

  1. Hola,

    aunque el artículo me ha parecido muy interesante (aquí en Galicia la mentalidad “territorial” es feroz, y me ha sorprendido que en Finlandia sean tan abiertos), el comentario viene por una de las fotos que has puesto. Ésta, en concreto: http://www.unviajeincreible.com/wp-content/uploads/2013/09/IMG_6249.jpg

    Me parece una foto preciosa, y me gustaría usarla de wallpaper. ¿Tienes alguna versión a mayor resolución?

    Gracias, y siento que el comentario sea un poco off-topic O:-)

  2. Esto es un tema cultural que es imposible aplicar en otros sitios.

    Ejemplo:

    En Finlandia
    -El bosque es de todos, no le pongas puertas al bosque.

    En España
    -El bosque es de todos, quema tu parte.

    Me entendéis lo que quiero decir. Yo conozco zonas en pueblos recóndidos que toda la vida se ha podido ir a comer, pasar el día e incluso a acampar, siendo privados. Pero en los últimos años empieza a ir demasiada gente y se empieza a ensuciar todo y el dueño al final tiene que acabar vallando para que no vaya la gente y no se le llene de mierda, con riesgo de incendios, bla, bla, bla…

    Además que no es lo mismo la gente que va a ir, con la población que hay allí, lo acostumbrados que estan a la naturaleza de por sí y sobre todo, el puto frío que hace en Finlandia, para acampar allí

  3. Totalmente cierto, yo acabo de venir de alli, estuve el mes pasado, alquile un coche y me movi principlamente por el sur y el este (Zona de los lagos). Como es logico, busque carreteras secundarias para perderme en esa maravillosa naturaleza, y en ese fantastico pais. Raramente vi cercas, incluso en poblados dejados de la mano de Dios, como suele decirse. Entre en cementerios, iglesias, bosques y campos, jamas nadie me dijo nada. Estuve de visita en la casa de una amiga, que vive a cuatro Km de una pequeña ciudad, y no tiene ni una sola cerca o valla, en los pequeños pueblos, las puertas estan abiertas muchas veces, las escuelas, tampoco tienen muros. Es increible, los finlandeses son amables, hospitalarios y acogedores. He visto dejar el casco de una moto a la puerta de una tienda, y alli siguio hasta que su dueño lo recogio. Me enamore de ese pais. ¡No nos queda nada que aprender aqui!. Por cierto GregTravis, en Finlandia no hace frio en verano ni a principios de Otoño, pasaras hasta calor. Yo tuve unas temperaturas a mediados de Septiembre entre 18 y 21 grados. 🙂

  4. Hola, acabo de encontrar esto y como finlandesa me alegra que te haya gustado mi país. Sólo quería comentar que el “jokamiehenoikeus” (derecho de cada hombre) va más allá de pasear por los bosques libremente. También cualquiera puede ir a recoger hongos y ‘berries’ en el bosque sin ser dueño de él.

  5. Es claro que es una situación cultural.
    Por ejemplo, aquí en Colombia hay bastante libertad con respecto a las actividades al aire libre, particularmente en las zonas aledañas a los ríos, con lo que nosotros llamamos el “paseo de olla”, que consiste en llevar los enceres y alimentos necesarios para cocinar al lado de cualquier río.
    También es favorable para quienes disfrutamos de las largas camitas o cabalgatas por la naturaleza, y normalmente es posible cruzar grandes territorios y parque naturales sin problema, situación que el gobierno ha favorecido, ubicando gran cantidad de batallones en regiones retiradas de los centros urbanos, brindando protección a los campesinos y turistas (claro que aún existen regiones muy alejadas ocupadas por guerrillas, en cuyo caso es mejor no arriesgarse).

  6. Hola.
    En la Cornisa Cantábrica, al norte de España, también hay un derecho consuetudinario a pasar por cualquier camino o terreno, incluso si es privado.
    Si se encuentra uno con una valla, seguramente es porque hay ganado. Se abre la portilla, se pasa, se vuelve a cerrar, y listo.
    Lo que sí es conveniente es procurar no pisar la hierba cuando está alta, sin segar.
    De ahí la expresión “Vete por la orilla”, para minimizar los daños.
    Antes se podía acampar libremente también al menos una noche, pero los desmanes de gente que desembarca con coche, tienda, cortavientos, mesas y sillas plegables, ordenador portátil o TV, hornillo de gas, etc, hacen que cada vez esté menos aceptado y se haya prohibido acampar en parques naturales y espacios protegidos.
    Así todo, si alguien vivaquea o pernocta con una simple tienda de campaña una noche, no suele haber problemas.
    Siempre, claro, que se respeten las normas acostumbradas: no acampar frente a la vivienda de los propietarios, no dañar cultivos (la hierba es un cultivo, ya que es forraje para el ganado), no hacer ruido, no dejar restos, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.