IMG_6211

Como parte del blogtrip invitado por Visit Finland a través de mi otro blog 101lugaresincreibles, llegué después de una hora de navegación (no se si debería contar el vuelo desde Buenos Aires, combinación en París con vuelo a Helsinki, autobus de tres horas a Kimito, y 45 minutos conduciendo en coche por la isla con un mapa y con muchas posibilidades de perderme) al faro Bengtskär. Si alguien busca eso de un faro melancólico, en un lugar solitario, silencioso, y con mucha historia, creo que éste faro tiene cantidad de números para salir sorteado.

Pero además de todo, es gigantesco, con hasta 50 metros de altura, y hoy funciona como una atracción turística remota, una de las excursiones inevitables desde El Archipiélago de Finlandia. Lo curioso es que el faro también funciona como hotel, y debo confesar que al visitarlo, me brotó una sensación de melancolía que no se en que derivaría si la estadía se extendiera por una noche. ¿Y ustedes como lo ven a eso de quedarse una noche? ¿Se lo imaginan?. Si quieren y les interesa pueden leer sobre éste faro y ver las fotos que publiqué en el blog 101lugaresincreíbles.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.