IMG_20121029_130046-2

Leía sobre la muerte y suicidio del (programador, escritor, activista…y más) Aaron Swartz. La siguiente es una oración sincera: no sabía quien era Aaron Swartz, o nunca había prestado atención a su nombre. Y sin embargo, una vez más, se cumple esa regla no escrita de que la muerte hace que en todas partes se hable de alguien, o se escriba de alguien, y que muchos demos cuenta de lo importante que fue esa persona. Hasta suena un poco patético contarlo, pero Aaron Swartz fue por un “accidente” un desvío en mi sesión del día de procrastinación, y terminé un largo rato leyendo sobre él.

 

Siendo tan joven, tuvo tanto que ver con el desarrollo de muchas de las aplicaciones tecnológicas que nos facilitan el acceso a la información en la web. Por ejemplo, fue parte del equipo que inventó el RSS, la forma de acceder a contenidos de la web de forma fácil a través de suscripciones. Aaron Swartz fundó empresas que sacarían a luz sitios web como Reddit, un gran promocionador de contenidos (que le daría una compensación económica importante).

Y entre tanto indagar sobre él llego a un texto autobiográfico, tal vez entre los más reveladores de los que haya publicado, sobre su “secreto” para conseguir llegar a hacer todo lo que hizo. En el texto en cuestión, después de enumerar y resumir los grandes hitos de su vida como programador, desarrollador y emprendedor, Aaron Swartz recomienda algo muy simple, tanto que se expresa en dos palabras: “se curioso”.

Y ahora sí, viene a cuenta la razón de toda ésta introducción en un blog que se supone de viajes. Es que esas dos palabras resumen algo que también comparto plenamente y quiero transmitir. No hay proyecto que no empiece a desarrollarse sin curiosidad. Y si suponemos que un proyecto es un viaje (o que un viaje es un proyecto), no hay viaje que no comience con curiosidad.

Entonces, no puedo menos que adherir a esas dos palabras.

Entiendo ese “Se curioso”…como un “se curioso” para abrir las puertas que parecen cerradas, para probar cosas nuevas, para entrar a lugares desconocidos. “Se curioso” para acabar con cualquier miedo. Se curioso para decir que sí a lo que en principio dirías que no. Se curioso incluso hasta para fracasar. Se curioso para experimentar un fracaso, se curioso para tener miedo y encontrar la forma de superarlo, se curioso para dar el primer paso, se curioso para dar un segundo paso, y se curioso para dar un millón de pasos más. Se curioso para entrar en terreno desconocido, y se curioso para seguir caminando, incluso, si el objetivo no está tan claro. Es preferible descubrir un objetivo en el camino, que no conocerlo por quedarnos en el punto de partida. Se curioso ante lo que se presenta apropiado, ante lo que aparenta ser inapropiado, y ante lo que no aparenta nada. Y siempre, se lo suficientemente sensato, como para fracasar y volver a remontar vuelo una y otra vez, para tener una nueva oportunidad. Y una vez que lo que te atraía por curioso se vuelve conocido, se curioso nuevamente, porque nada termina de conocerse por completo. Se curioso, y se escéptico, pero nunca indiferente, nunca conformista, ni sumiso. Se curioso siempre, ante la incertidumbre, se curioso. Ante la rutina, se curioso, ante lo normal, ante lo inusual, ante la quietud…

La curiosidad, en sí misma, es un disparador para emprender cualquier proyecto (un viaje). Se curioso, y entonces serás inquieto. Un viaje  es la búsqueda de respuesta a las inquietudes de alguien curioso. Un viaje sin curiosidad no será un viaje. Simplemente se curioso, no temas nunca a las preguntas, y mucho menos a las respuestas. Aplicar a cada obstáculo, desafío o proyecto una buena dosis desenfrenada de curiosidad….esa es la cuestión, y la fórmula para llegar más lejos.

(Foto mirando al Pacífico en Viña del Mar)

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.