¿Qué hago en Nueva Zelanda? (primeros pasos de un viaje slow)

¿Qué hago en Nueva Zelanda? (primeros pasos de un viaje slow)

El mundo se siente más pequeño cuando uno viaja cada vez más lejos. Los tópicos de las d ...
56 señales de que tienes un espíritu viajero

56 señales de que tienes un espíritu viajero

Antes del viaje: 1. Te sentís mal si tenés dinero en una cuenta y no la gastás pronto en ...
Instrucciones para ganarse a los sobrinos después de un encuentro con Santa Claus en Laponia (Finlandia)

Instrucciones para ganarse a los sobrinos después de un encuentro con Santa Claus en Laponia (Finlandia)

...

“Tengo una mala noticia”…(o una cadena de pequeñas cosas que salen mal en un viaje)

17 Nov
2012
Escrito por: Matias Callone / Blogger, fotógrafo y viajero. Creador de Vision Beta y 101 Lugares Increibles

Si hoy se me acerca alguien con cara seria, se detiene y pronuncia la frase “Hay una mala noticia” para anunciar cosas en el rango de coasas “nada muy grave, sólo te vamos a arruinar una partecita de tu viaje”, me va a hacer reír para adentro un rato.

Primero fue el teléfono un día antes de partir (el pasaje lo voy sacando 30 minutos antes de partir en la estación de buses en que toque, vale aclarar). El teléfono nuevo desde donde iba a comunicarme, subir fotos momentáneas, sacarme del apuro con la conexión a internet me dijo (no literalmente) eso de “tengo una mala noticia”. No voy a funcionar más, a menos que me hagas un service. Siguieron cinco días de espera en Buenos Aires, ya con la mochila en el hombro. Lo que se hacía rogar era un viaje para explorar parte de Chile.

 

maticallone

Segundo fue la computadora, ordenador portátil, notebook o como les sea cómodo llamarla. Aclaro primero, para que no me crean un adicto a la tecnología, o un falso aventurero viajero, que lo mío es “nomadear” con la oficina a cuestas, o sea, eso de trabajar desde donde hay WIFI, como ya conté también por éste link. Ahora sí, en Mendoza. Segundo día de viaje y el ordenador que me dice: “tengo una mala noticia, no me quiero conectar a internet”. Seguro algún problema técnico del “detector de conexiones inalámbricas con el mundo”. Perfecto me dije. Me quedo estancado a la espera de un service en Mendoza, o sigo camino a Chile, y mientras espero el service, al menos empiezo a conocer enorme ciudad. Resultó ser que el service, un desencuentro con las tecnologías comunicativas del siglo XXI, y un poco de mala suerte hicieron que la reparación se extienda por una semana y más.

Ok, le dije al ordenador “que “por “malito”, te quedas sólo en Santiago de Chile. Y mientras, conozco Valparaíso y Viña del Mar….que la pases lindo…” Y así fue, cuatro noches en Valparaíso. Y una vez que se me pasó el enojo (no del todo) pasé a buscar a mi amiga con teclas, de mala gana. Me la pasé vacilando a mi amortizado ordenador unas horas. Nos amigamos en una Biblioteca en el GAM.

Seguí camino…ahora rumbo al norte. Ahora sí que faltaría, que la cámara se rompa, y completo el trío de roturas. Precisamente entraba en el tramo del viaje de paisajes increíbles (ya van a ver en nuevos posts). El turno de la cámara llegó (no pienso ponerle suspenso)…cuatro días después, cuando me encontraba llegando a 5.000 metros de altura, a un lago con 2.000 flamencos (tuve tiempo de contarlos mientras maldecía la cámara de fotos que murió por completo de un momento a otro). Ni tiempo de decirme “tengo una mala noticia” tuvo, mi compañera de viajes más preciada.

Me quedaba entonces, un día para decidir. Siendo que gran parte del objetivo del viaje era tomar fotos con mi preciada reflex, y siendo que jamás podría seguir camino tomando fotos con un celular (está bien, tal vez soy un poco tecnoadicto), debería decidir, o sigo camino a un nuevo país…o pongo rumbo a casa. No sin antes tomar una excursión nocturna a un tour astronómico en la zona del desierto de Atacama para observar uno de los mejores cielos estrellados del planeta.

“Tengo una mala noticia”, dijo la encargada de organizar el tour aquella noche cinco minutos antes de empezar el tour…y prosiguió: “resulta que el conductos del bus no pudo venir a último momento, lo pude reemplazar ya, pero por un retraso, el astrónomo que da la charla no quiere hacer el tour ésta noche porque según dice, es poco profesional comenzar tarde y no tener todo preparado a tiempo (sobre todo el alinear los telescopios). En fin, no pienso extenderme sobre nuestras caras (las de los que esperábamos hacer el tour), y sobre nuestras opiniones sobre lo sucedido. El tour se suspendió, devolvieron el dinero, y a la mañana siguiente ya estaba viajando a Salta, cruce de los Andes y frontera de por medio.

En Salta, después de ir a una casa de fotografía donde me dijeron “tengo una mala noticia”, tu cámara necesita un service que te cag….bueno, no fue así, pero casi. La cámara necesitaba un arreglo con una inyección de dinero equiparable a los “rescates” que le hacen a Grecia. Después de eso me dije, ahora sí, me vuelvo a casa, y caminé un día completo por la ciudad, recordando y redescubriendo sus rincones. Tanto caminar, por la tarde, decido tomar un bus turístico (cosa que en realidad no me atrae demasiado) por la simple razón de que mis piernas necesitaban un descanso, y quería llegar a zonas de la ciudad que me resultaban imposibles de hacer a pie. Luego de unas veinte cuadras ¿adivinen que tuvieron que escuchar mis oídos?….

….”Tengo una mala noticia”, dijo el conductor…”Está perdiendo la manguera de combustible y no podemos seguir”….(no se rían)…Ok me dije, nada grave, aunque sería mejor que el conductor no fume al lado del charco de combustible mientras espera que llegue quien nos tiene que devolver la plata. En fin, que no nos prendimos fuego, y me devolvieron por segunda vez el dinero.

El último bus a Buenos Aires fue todo bien. Tan sólo quería comentar que escuchaba conversar a alguien (argentino) que venía de viajar por gran parte de Latinoamérica, con un extranjero europeo. Y el argentino decía “ésto es Latinoamérica…acá es raro que algo salga todo bien, las cosas se rompen, lo que tiene que funcionar de una forma, funciona de otra, o directamente no funciona. Lo que importa en definitiva, es que a pesar de todo, uno pueda llegar, con paciencia llegar. Digamos, lo importante, es cumplir aunque sea parcialmente ese objetivo que uno se proponía. El mío era viajar, como decía en aquel post, navegar un poco en tierra, mochilear, y traerme parte de ese mundo en fotos y relatos….

Tengo una buena noticia…No perdí nada de las tarjetas de memoria con las fotos que tomé. Y mi memoria, está cargada de lugares para contar, Valparaíso, San Pedro de Atacama, el desierto, lagos donde levitar, géisers, sueños en otro planeta…fotos y relatos que serán mostrados en próximos posts…

(La Foto está sacada con celular y “tuneada” con Instagram, en el Desierto de Atacama)

Para leer más historias del blog, dale un “me gusta” a la página en Facebook del blog 

Share

1 Response to “Tengo una mala noticia”…(o una cadena de pequeñas cosas que salen mal en un viaje)

Avatar

BEATRIZ HOTELES

December 19th, 2012 at 12:11 pm

Por lo menos tienes un bonito recuerdo del viaje que es todo lo que has visitado! Enhorabuena por no haber perdido las fotografias! :)

Comment Form

top