mochileros

Es fácil escuchar en el universo mochilero el verbo “mochilear”. Y no me ha faltado ocasión de escuchar eso de que mochilear debería ser parte del ciclo de la vida. Algo así como nacer, crecer, desarrollarse, (mochilear), reproducirse, (mochilear) y morir…o plantar un árbol, (mochilear) tener un hijo (mochilear) y escribir un libro. Y si no hay inspiración para escribir un libro, entonces volver a mochilear.

 

 

En San Pedro de Atacama, Chile, donde hace nada estuve, funciona unos de los sitios hitos del mochilero por Sudamérica  Con todo lo bueno que ello implica (que todo está adaptado para el viajero mochilero, o casi todo), y con todo lo malo que ello implica (que todo está adaptado para el viajero mochilero, o casi todo, me entenderán). En San Pedro se ven todo los estereotipos de mochileros, lo que sirve para derribar todo prejuicio de éste tipo de viajero.

Para empezar. El viaje mochilero no es sólo para jóvenes. En San Pedro vi parejas que promediaban los 60 años, caminando con sus mochilas al hombro. Vi familias mochileras, padres rondado los cuarenta con hijos rondando la primera decena, todos con su mochila al hombro. Vi muy jóvenes mochileros, no tan jóvenes mochileros, mochileros que viajan solos, mochileros que viajan en grupo, mochileros que viajan un tiempo corto, un año, dos años dando la vuelta al mundo, mochileros con poco dinero, mochileros con mucho dinero que gastan como si tuvieran poco, o mochileros con mucho dinero que viajan como si fueran en primera clase del Titanic, pero con mochila.

Y si hay todo tipo de edades viajando como mochileros, la primer pregunta que viene a la mente es ¿de donde sale la idea de que un mochilero tiene que ser joven?…(activemos el modo conspiranoico: tal vez de una sociedad secreta de agencias de viajes :P).

Mochilear, puede ser para muchos, el momento en que sentirse más libre en toda la vida, no sólo por eso de no arrastrar con un equipaje/carga. También por eso de desviarse del camino, por dejar que el camino lo haga uno. Y si después de tal experiencia, uno aplica a la vida misma eso de dejar que el camino lo haga uno, eso de dibujar nuestro propio mapa, tal vez, cada uno, se sienta mejor con su propio itinerario. Mochilear creo, te acerca a eso, a darse cuenta que podemos elegir, equivocarnos, reinventarnos y levantarnos ante cada percance o desafío, y sobre todo, descubrir que el mundo nos lo han contado pésimamente. Y ahí, está la realidad para confirmarlo. Sólo eso, quería recomendar mochilear. Un mensaje tan simple, una experiencia mucho más fácil de realizar de lo que pueda parecer. Mochilear, tal vez lo más parecido a navegar en tierra y descubrir nuestro propio mundo.

foto original en Flickr

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>