56 señales de que tienes un espíritu viajero

56 señales de que tienes un espíritu viajero

Antes del viaje: 1. Te sentís mal si tenés dinero en una cuenta y no la gastás pronto en ...
Instrucciones para ganarse a los sobrinos después de un encuentro con Santa Claus en Laponia (Finlandia)

Instrucciones para ganarse a los sobrinos después de un encuentro con Santa Claus en Laponia (Finlandia)

...
Pocos lo saben (La Rioja, Argentina)

Pocos lo saben (La Rioja, Argentina)

Hay un primer dilema del viaje que es curioso. En tiempos de redes sociales, se acrecientan ...

Organizar un viaje es como comprar ravioles para hacer ñoquis

29 Mar
2012
Escrito por: Matias Callone / Blogger, fotógrafo y viajero. Creador de Vision Beta y 101 Lugares Increibles

Un viaje perfecto sólo sucede cuando lo imaginamos (siempre antes de viajar). La realidad es que los viajes nunca salen igual a como uno los planea (aunque lo bueno, es que pueden salir mejor).

.

Justin Cozart

Un viaje debería ser más fácil de iniciar, como decir: “tengo ganas de caminar hacia tal lado”, y entonces…salís caminando, y el viaje está empezado. Pero no es así, ni de cerca. Al menos el que será el primero de éste blog.

Hace meses, un día de computadora terminó en una guardia clínica, unos síntomas de susto y espontáneos, y un chequeo de rutina que descartó cosas serias. Sólo un susto. Y si de lo malo sale algo bueno, lo bueno fue que la doctora, después de preguntar que estaba planeando (un viaje) tiró la frase: “con un viaje se cura todo”. Amén.

Unas cuantas semanas después vino la dichosa lista. De haber salido caminando directamente al momento de pensar el viaje, me habría ahorrado el atormentarme escribiendo e incumpliendo la lista de “cosas que hacer antes de dar ese primer paso”. Hacer listas es un buen ejercicio para escribir cosas, incumplirlas, y sentirse mal, casi innecesario. Pero además, a todos eso, hay que sumarle las pocas cosas de la lista que uno no deja para último momento y que encima, salen todas mal. Lo clásico: como organizarse con el dinero-plata, vacunas, la planificación del tiempo, lo que hay que llevar, lo que hay que dejar.

Debería ser todo más fácil, y eso que el trabajo, de algún modo lo llevo puesto, no tengo hijos que cuidar (ya me lo preguntan cada vez más seguido), no tengo deudas que pagar, ni nada que se le parezca. Pero el sedentarismo o nos complica demasiado, o nos vuelve cada vez más inútiles en ésto de movernos. Lo único, casi lo único que está en camino es éste blog. Debería estar haciendo otras cosas previas del viaje antes que escribiendo, pero aquí me tienen, vivito y bloggeando.

Igualmente, si no publico un rato, no significa que esté organizando el viaje (no piensen bien) o terminando de hacer cosas de la lista, ni mucho menos. Siempre hay que reservarse algunas cosas para que a último momento no estemos relajados, para que no nos falten esas cosas que se acumulan para el último momento, y que la previa del viaje nos encuentre sin nada que hacer, y completamente desorientados.

Share

1 Response to Organizar un viaje es como comprar ravioles para hacer ñoquis

Avatar

Mariela Rodriguez Castro

March 29th, 2012 at 6:25 pm

Comment Form

top